SOBRE BOTAS DE ESQUIAR, FACEBOOK Y LOS BENEFICIOS DE LA SAUNA


Si te dan una patada en la entrepierna con botas de esquiar, duele
. Incluso puede que limite tus opciones de hacer pasar la valiosa carga genética que tanto costó a tus antepasados hacerte llegar. Ahora, ¿necesitas estudios científicos doble ciego con resultados estadísticamente significativos para saber que eso es así?

Si tanto Facebook y tantas toxinas en el ambiente aún no te han hecho perder el sentido común, imagino que no.

Por eso no soy pardidario de estar constantemente apuntalando con estudios científicos la sabiaduría humana, filtratrada durante miles de años de ensayo y error.

Sé que a veces hay lugar para ellos y son necesarios, pero la vida real no es un laboratorio. Dicho esto, y como ejercicio mental para mí, este post es una excepción y he incluido links a estudios que sustentan los beneficios del uso de la sauna.

SOY UN ADICTO

Lo reconozco, soy un adicto. Tengo el lujo de tener una sauna en mi casa y, a no ser que esté de viaje, todas las mañanas, sin excusa y como parte de mi rutina matinal, me doy una sesión de entre 15 y 30 minutos.

No me gusta perder el tiempo, y aunque quizá solo la sensación de bienestar que te deja una sesión de sauna sería razón suficiente para hacerlo de vez en cuando, esta rutina diaria la hago porque el retorno a la inversión de esa media hora es enorme para mi salud y mi longevidad.

No necesariamente por orden de importancia, estas son algunas de las razones por las que lo hago:

LA SAUNA DETOXIFICA Y AYUDA A ELIMINAR METALES PESADOS Y AGENTES QUÍMICOS (PCBs, estrógenos, etc)

La piel es el más importante órgano de limpieza del organismo, y el sudor es uno de los mecanismos clave por el cual esto tiene lugar. El problema es que ya no sudamos en nuestra vida diaria, al menos la mayoría de la gente y no con la frecuencia con la que lo hacíamos en el pasado.

El cuerpo es muy eficaz eliminando toxinas a traves de la transpiración, pero nos pasamos el día tocándonos la barriga, o un teclado, en espacios acondicionados. Incluso la mayoría de los gimnasios se mantinen en temperaturas que limitan nuestra capacidad de romper a sudar y beneficiarnos de este mecanismo.

Un atajo rápido y eficaz a todo esto es la sauna, que purifica el organismo de dentro hacia afuera (estudio) eliminando metales pesados, toxinas y otros compuestos, como PCBs, que se acumulan en las células adiposas de los tejidos.

SALUD CARDIACA Y LONGEVIDAD

Investigadores de la University of Eastern Finnland siguieron a 2.300 hombres de mediana edad durante una media de veinte años. Concluyeron que cuantas más sesiones de sauna semanales se daban estos hombres, más bajo era el riesgo de enfermedad cardíaca.

La sauna también aumentó la esperanza de vida de participantes en el estudio con otras enfermedades y patologías, incluido en cancer (estudio).

Según este estudio, los participantes que se dan una media de dos o tres sesiones de sauna a la semana, reducen la probabilidad de muerte por fallo cardíaco en un 22%.

Aquellos que se daban entre cuatro y siete sesiones semanales de al menos 20 minutos de duración son los que más beneficios han mostrado, entre otras variables, reduciendo en un 40% la probabilidad de muerte por cualquier causa.

LA SAUNA MEJORA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Vale, es cierto que te puede dar un fly si te metes a la sauna enfermo, pero también es cierto que te puede ayudar a recuperarte más rápido.

En un estudio reciente del The Journal of Human Kinetics sobre el efecto positivo de la sauna en el sistema inmune, se comprobó especificamente la mejora en el perfil de los glóbulos blancos y niveles de cortisol (estudio) después de sesiones de sauna de 15 minutos.

También se ha visto que el uso regular de la sauna reduce la probabilidad de padecer catarros o gripes en un 30% (estudio).

LA SAUNA MEJORA EL SUEÑO

La próxima vez que tengas una temporada en la que te cuesta dormir, prueba esto:

Busca un gimnasio con sauna y dos o tres horas antes de irte a la cama date una sesión de entre 15 y 30 minutos. Luego date una ducha fría durante unos minutos para bajar la temperatura corporal. Si tienes tiempo, repite el ciclo dos o tres veces. Siempre que hago este tipo de terapia frío-carlor por las tardes-noches, duermo como un bebé.

Se ha visto que la sauna puede ayudar a conciliar un sueño más profundo y reparador y además a reducir la ansiedad y el estrés, muy probablemente por la producción de endorfinas (estudio).

LA SAUNA MEJORA EL RENDIMIENTO DEPORTIVO Y LA RESISTENCIA

El uso regular de la sauna desencadena un proceso de adaptación fisiológico que produce una mejora de la resistencia aeróbica.

La sauna, y otros tipos de acondicionamiento hipertérmico, mejora el rendimiento en deportes de resistencia al forzar una adaptación cardiovascular y termorreguladora, que reduce los efectos negativos asociados a picos de alta temperatura corporal. Es decir, optimiza la capacidad de tu cuerpo para sobrellevar una carrera de larga distancia, una etapa de bici, o simplemente un entrenamiento intenso de crossfit o artes marciales.

Probablemente has oído hablar del EPO, esa sustancia dopante ilegal tan presente en ciertos deportes de élite, sobre todo en el ciclismo. Pues bien, se ha visto que una sauna de 30 minutos después de un entrenamiento (estudio) tiene un efecto sobre la adaptación al consumo de oxígeno y aumento de glóbulos rojos similar al resultante con el uso de EPO. 

Esto se traduce en un aumento manifiesto de la resistencia en la actividad física al reducir el estrés cardiovascular y bajar las pulsaciones para un mismo entrenamiento. Aumenta el flujo sanguíneo a los tejidos musculares, mejorando así el transporte de glucógeno, ácidos grasos y oxígeno.

AUMENTO DE MASA MUSCULAR Y REDUCCIÓN DE GRASA CORPORAL

¿Pectorales como los de Schwarzenegger solo por sudar abundantemente? Podría ser…

La sauna en sí misma puede producir aumento de masa muscular y reducción de grasa corporal, al mejorar la resistencia a la insulina y sobre todo al reducir la destrucción de proteínas (estudio).

Tu cuerpo está en un constante ejercicio de equilibrio entre la destrucción de proteínas y la síntesis de nuevas a partir de aminoácidos. Lo que es importante para el crecimiento muscular y la hipertrofia es el resultado neto, en esencia las nuevas proteínas menos las destruidas.

La adaptación al calor disminuye la degradación de proteínas (estudio), aumentando así este resultado neto y provocando un aumento de la masa muscular. Esto ocurre porque el calor estimula el aumento de HSP (proteínas de choque térmico), induce la producción natural de la hormona del crecimiento y aumenta la sensibilidad a la insulina.

La insulina es una hormona endocrina cuya función principal es almacenar y transportar glucosa a los músculos y los tejidos adiposos, pero también juega un papel importante en el metabolismo de las proteínas.

Por cierto, si eres de los que piensa que la masa muscular es solo para atletas, chulos de playa o gente con poca autoestima, no te confundas y ten presente: Perdemos masa muscular al envejecer, y envejecemos cuando perdemos masa muscular (googlea fotos de ¨maratoniano¨ y de ¨corredor de 100 metros¨, a ver quien parece más envejecido para la misma edad…)

LA SAUNA MEJORA LA SALUD Y ASPECTO DE LA PIEL

Cuando tu cuerpo empieza a transpirar y producir sudor con la intensidad que lo hace dentro de una sauna, el ritmo de regeneración celurar de la piel se puede ver sustancialmente incrementado (estudio), con el consiguiente efecto rejuvenecedor.

Además, sudar abundantemente elimina bacterias de la epidermis, limpia los poros y aumenta la capilaridad de la piel, lo que le da ese aspecto terso y suave.

EL SUBIDÓN DEL CORREDOR Y LA SAUNA

Seguro que has oído que las endorfinas son las responsables de la euforia del corredor y la sensación placentera que se genera después de una actividad física intensa, pero la explicación va más allá.

Las beta-endorfinas son opioides endógenos (que genera el propio organismo) que bloquean estímulos de dolor del cuerpo e impiden que lleguen al cerebro, y son las responsables de esta sensación de bienestar después de entrenar con intensidad.

Algo menos conocido es que durante la actividad producimos una sustancia llamada dinorfina, que es la causante de la disforia (sensación de malestar) producida durante el ejercicio físico, el calor extremo (o sauna…) o la ingesta de comida muy picante. En esencia, la dinorfina precede a las endorfinas, y así cuanto mayor es el malestar y el estrés físico generado al organismo durante el entrenamiento, mayor será el subidón de beta-endorfinas posterior.

Se ha visto que el estrés producido por la exposición al calor intenso y seco de la sauna produce un incremento de endorfinas aún mayor que en un entrenamiento duro.

 

Este no es un artículo científico ni recomendación médica de ningún tipo. Por favor actúa con prudencia y consulta con tu médico antes de iniciar cualquier tipo de terapia térmica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.