COMO SER FOTÓGRAFO CON BERNARDO AJA DE MARURI

 

Bernardo Aja de Maruri es fotógrafo . En esta entrevista hablamos sobre el motor que le mueve para ser fotógrafo, lo que hay detrás de la imagen glamourosa de la vida de un fotógrafo, como se convirtió en fotógrafo…

De qué serie fotográfica se siente especialmente orgulloso.

De qué otra forma artística comunicaría la esencia de sus fotos si no existiera la fotografía.

En qué parte de la fotografía siente que siempre será un eterno estudiante.

Qué cámara utilizaría si solo pudiera utilizar una por el resto de su vida.

A qué otros fotógrafos admira.

La repercusión que tendrá el Centro Botín de Renzo Piano en Santander, España.

Por qué vive en México y por qué estan importante para él.

Qué consejo le daría al joven Bernardo Aja.

Por qué causa moriría.

Que cree que le diría el fotógrafo Bernardo Aja octogenario.

Bernardo Aja de Maruri es fotógrafo. En esta entrevista hablamos sobre:

El motor que le mueve para ser fotógrafo.

Lo que hay detrás de la imagen glamourosa de la vida de un fotógrafo.

Como se convirtió en fotógrafo.

De qué serie fotográfica se siente especialmente orgulloso.

De qué otra forma artística comunicaría la esencia de sus fotos si no existiera la fotografía.

En qué parte de la fotografía siente que siempre será un eterno estudiante.

Qué cámara utilizaría si solo pudiera utilizar una por el resto de su vida.

A qué otros fotógrafos admira.

La repercusión que tendrá el Centro Botín de Renzo Piano en Santander, España.

Por qué vive en México y por qué estan importante para él.

Qué consejo le daría al joven Bernardo Aja.

Por qué causa moriría.

Que cree que le diría el fotógrafo Bernardo Aja octogenario.


Jesús Sierra Crespo: Bernardo se dice de los corredores de larga distancia que o corren de algo o corren hacia algo ¿Tú haces fotografía porque huyes de algo o porque persigues algo?

Bernardo Aja: Mira en realidad es algo instintivo, no te podría decir exactamente ¿cuál es el motor?, ¿qué es lo que me mueve?, es algo que tengo interno, que me hace girar todas las piezas de mi ser, y hacen que hace muchísimos años, que emprendí esta andadura que hace que a día de hoy, con mis cuarenta y cuatro añazos, siga en ella sin ninguna intención de pararla.

Jesús Sierra: ¿Cómo fue el proceso? ¿Cómo decidiste que querías ser fotógrafo? ¿Fue un momento concreto o fue algo que se fue construyendo en tu cabeza a lo largo de los años?

Bernardo Aja: Yo creo que si,  es un proceso, te vas desarrollando como adulto, como persona y la maquinaria  va engranando de esa manera. Yo sé que desde pequeño fui muy visual, siempre me llamarón la atención como se movían las sombras en la mañana dentro de mi habitación, las sombras que creaba la ventana dentro de las cortinas. Siempre he tenido como fijación en cómo son los reflejos en  los charcos, siempre me encantaba, era un juego que yo tenía de chaval, mirar a través de los vasos llenos de agua y ver como las caras se biselaban. Entonces si soy muy  visual, ahora ¿En que momento di el salto o en qué momento decidí ser fotógrafo? No lo sé, quizás siempre fui fotógrafo, es un proceso natural.

Jesús Sierra: Se tiene una visión como un poco glamurosa de la vida del fotógrafo, ¿pero para llegar a donde tu estas hay que picar mucha piedra primero, no?

Bernardo Aja: Yo no sé si picar mucha piedra o no, pero ahondando en lo que tú dices del tema del glamur, si es cierto que hay como un estilo de vida alrededor de la fotografía, del cine y de algunas profesiones, pero son profesiones que exigen muchísimo rendimiento constante, tienes que ser muy perseverante, es la única manera de poder hacer algo con tu pasión, con tu obra. Es el fruto de tu perseverancia y de tu  trabajo, entonces sí, si es cierto que hay un glamur, somos independientes, que trabajamos de forma libre, si es cierto que la cámara te abre puertas que pueden ser muy atractivas para el resto de los mortales, es verdad, es cierto, pero tiene una contraparte. Tiene una contraparte vivir del arte, que nosotros los artistas vendemos humo, es difícil, es muy difícil hasta que realmente te creas un nombre y un territorio, y ahí puedes ir despegando y no es para  siempre, es muy complicado, tienes que ser ,también, hasta un buen estadista. Los tiempos en que hoy vivimos que el éxito es tan importante, hay como una querencia  a que el éxito sea inmediato y cuanto más alto mejor, yo creo que eso es un error, yo creo que hay que triunfar a lo largo de tu carrera, de tus años y de tu vida. Quizás estar 30 cm más debajo de la cresta de la ola, estar siempre ahí.

Jesús Sierra: ¿Qué crees que le diría el joven Bernardo fotógrafo de 20 años al fotógrafo Bernardo Aja de hoy, en relación a lo que acabas de decir? ¿Qué te dirías?

Bernardo Aja: A mí me gustaría que fuera al revés a mí me gustaría dar consejos al Bernardo Aja de veinte años.

Jesús Sierra: ¿Y qué consejo le darías?

Bernardo Aja: Echa el freno ¡Esto es una carrera de muy largo recorrido!, como tu decías.

Jesús Sierra: ¿Qué pasa que gastabas mucha energía de más joven, supongo?

Bernardo Aja: Si, porque la tienes. Tienes esa energía y puedes estar como un español viejo de los Quitos de Flandes, a todos los lados dando espadazos y eso no es bueno.

Jesús Sierra: ¿Gastar mucha energía para poco resultado cuando eres joven?

Bernardo Aja: Pues sí, es parte del proceso de  aprendizaje, ensayo-error, ensayo-error y bueno por ahí empiezas a hacer tus fotos y empiezas a ver que vectorialmente tu trabajo está apuntando a un sitio determinado, empiezas a discriminar, intereses, proyectos… es divertido.

Jesús Sierra: ¿Hay alguna fotografía o algún proyecto, alguna serie de la que te sientas especialmente orgulloso de todo lo que has hecho?

Bernardo Aja: Definitivamente si, “Entremuros” es un proyecto especial, muy especial aparte de que es el proyecto con el que más tiempo he estado.

Jesús Sierra: Puedes explicar un poco lo que es, para el que pueda no conocerlo.

Bernardo Aja: Claro, “Entremuros” es un proyecto básicamente en el que fotografío familias antiguas que viven en sus casas antiguas, pero tiene un hilo conductor que es lo hispano, la hispanidad. Yo he vivido desde chaval en América y siempre me llamó muchísimo la atención todas estas familias o bien del S.XVIII, que fue la primera migración importante de España a América, después de la colonia por supuesto, me llamaba muchísimo la atención como habían recreado este “modus vivendi” de España en un continente totalmente ajeno. Siempre me he quedado muy atraído por ese ambiente burgués, aristocrático, se puede llamar de muchas maneras, pero sobre todo lleno de melancolía y de nostalgia. Walter Benjamín tiene una cita fantástica que dice que la melancolía y la nostalgia es el luto que ni si quiera has vivido, y es justamente lo que les pasa a esos retratados míos, que tienen una melancolía y una nostalgia de unas épocas que ni si quiera les tocaron, por lo cual se crea un mundo maravilloso en esa cosmovisión que ellos tienen.

Jesús Sierra: ¿Por qué te atrae eso? ¿Por qué te atrae esa nostalgia, esa falta de luto que dices , por qué sientes esa llamada a fotografiar eso?

Bernardo Aja: Pues no lo sé, Santander también es un poco así, Santander es una ciudad gris, melancólica, hay viento, llueve, es parte de nosotros, y aparte es una ciudad de viejas glorias ha sido corte estival de Alfonso XIII, ya no, estamos en de capa caída, estamos en nueva época, afortunadamente, pero siempre nos queda el Paseo Reina Victoria y todo lo que ello significa, el palacio de la Magdalena, no sé, es una melancolía constante.

Jesús Sierra: ¿Qué piensas del Centro Botín? Estamos aquí, precisamente de espaldas al nuevo Centro Botín que se inaugura dentro de poco.

Bernardo Aja: A mí me parece que es icónico, me parece que Renzo Piano ha hecho un trabajo excelente, maravilloso , me parece que el significado del proyecto es muy importante para la ciudad, tan importante como fue el palacio de la Madalena a principios del S.XX en Santander. Creo que estamos en el borde de una nueva etapa de la ciudad, esto va a traer muchísimas buenas cosas.

Jesús Sierra Crespo: Ósea ¿Lo ves muy positivamente?

Bernardo Aja: La cultura y el arte siempre tienen que ser bienvenidos, y se nota además, en los barrios de Nueva York más conflictivos cuando ponen un centro cultural, baja la delincuencia, desaparecen las drogas, la gente tiende a tener intereses más lúdicos. Esto es lo mismo, esta ciudad que ha estado dormitando tantas décadas, este centro va a despertar a la gente, a la ciudad, nos va a poner en el mapa, es muy importante.

Jesús Sierra: Un pequeño cambio de tercio, ¿Si no existiera la fotografía, Bernardo, y las cámaras fotográficas con que otro modo de expresión artística comunicarías lo que comunicas con tus fotos?

Bernardo Aja: Es muy complicado, no lo sé, quizás algo relacionado con la literatura, tiendo a que mis fotografías estén muy implicadas con la literatura, siempre  intento al menos que cuenten una historia.

Jesús Sierra: ¿Bernardo Aja escritor, si no hubiera fotografía? ¿Novelista?

Bernardo Aja: ¡Cuentista!

Jesús Sierra: ¿Técnicamente desde un punto de vista fotográfico, en que parte de la fotografía sientes que siempre serás un eterno estudiante? Estoy seguro que alguien con una personalidad tipo A como la tuya, está constantemente buscando como mejorar, pero ¿hay algo en lo que sientes que nunca vas a llegar a nivel master?

Bernardo Aja: Fíjate que no es mejorar, es continuar, si es cierto que siempre estas limando asperezas, pero no soy consciente que tenga mejorar algo relativo a mi fotografía, así como si soy consciente de que si tengo que mejorar temas relativos con mi vida personal o sentimental, pero a mi fotografía como que la dejo fluir de una forma libre.

Jesús Sierra: ¿Si solo pudieras utilizar una cámara y una lente por el resto de tu vida qué cámara, digamos, sería el equilibrio de compromiso para poder hacer todo lo que quieres hacer?

Bernardo Aja: La Hassedblad C/M con un distagón 50mm hecho a mano, sin lugar a dudas. Es lo que utilizo hace veinte años.

Jesús Sierra: ¿Por qué es tan importante para ti esa cámara o por qué la utilizas?

Bernardo Aja: Se adapta muy bien a mis necesidades visuales, es muy mia, la he hecho mía, me he modelado a esos 50 mm de distagón, no sé, me gusta cómo funciona, me relaciono muy bien con ella.

Jesús Sierra: Puedes explicar un poco cómo es esa cámara para gente como yo que no conoce en concreto los detalles técnicos de cómo es esa cámara

Bernardo Aja: Es una cámara Hassedblad de un formato 6×6, es película fotográfica, es analógico y el distagón 50mm es un gran angular, unas lentes pulidas a mano, y eran tope de gama en su momento, en los años 60,70, hoy en día pues ya  están un poco viejitas pero justamente el hecho de que este un poco viejito y que ya no enfoque tan bien le da un detalle final y un saborcito muy interesante.

Jesús Sierra Crespo: ¿Por eso te gustan?

Bernardo Aja: A mí me gusta mucho el paso del tiempo, me gusta mucho que el paso del tiempo haga mella en nosotros, en las cosas en todo y lo rescato  y en mi fotografía lo puedes ver también, para mí es muy importante, no tengo miedo al tiempo.

Jesús Sierra Crespo: ¿A otros fotógrafos admiras del presente o del pasado o alguno que haya dejado en ti una huella o que te haya influenciado especialmente?

Bernardo Aja: Evervent, me fascina Evervent, Alberto Schommer, García Rodero, Graciela Iturbide, Edward Weston, Gabriel Figueroa, definitivamente Gabriel Figueroa es brutal su fotografía, él es director  de foto fija, Álvarez Bravo.

Jesús Sierra Crespo: ¿Tomás cosas prestadas de ellos?

Bernardo Aja: Si, definitivamente sí. Pero me pasó una cosa bien curiosa, tu sabes que tanto Álvarez Bravo como Gabriel Figueroa son mejicanos y  sabes, que yo tengo una influencia mejicana no  porque yo ahora viva en México, sino porque mi familia está muy relacionada con México, las primas hermanas de mi abuela son mejicanas, luego vivieron en España muchísimos años y con la Guerra Civil regresan a México toda la familia, excepto mi abuela porque ya está en vía de casarse, entonces siempre hemos tenido ese viaje, esa relación con México tan importante. Yo me acuerdo de pequeño de escuchar música mejicana, ver películas mejicanas, libros relacionados con México, fotografías de México… y de forma inconsciente mi fotografía es muy mejicana, esos grandes contraluces, esas grandes nubes, ese gran blanco y negro, me siento muy a fin sobre todo a Gabriel Figueroa pero de una forma inconsciente. Yo me acuerdo cuando estábamos en la Universidad y lo estudiábamos, estábamos en la facultad de Bellas Artes del Santa Mónica College y estudiábamos a ambos fotógrafos, y yo sentía una afinidad pero no era consciente de lo que después de 15 o 20 años después iba a llegar. Ves estas fotografías mías de la serie “Entremuros” y ves luego películas o fotografías de estos fotógrafos y si hay una similitud pero ha sido como si se cerrará el circulo después, es bien curioso como la sabiduría te va goteando, como el paso del tiempo te va dando los ingredientes que tú necesitas, y tú los vas cogiendo a medida que los vas avanzando  en la vida.

Jesús Sierra Crespo: ¿Es esa la razón por la que vives en México o hay algo más?

Bernardo Aja: No, yo vivo en México por muchas circunstancias, lo primero porque tenía para empezar una curiosidad brutal de cómo era vivir en México, por lo mismo que te contaba antes de mi familia. Cuando yo era chaval, mi padre y mi abuela hablaban de México de una manera que parecía que Méjico era el Dorado, entonces soy  “master” de mis dominios, poder hacer con mi vida lo que quiera, pues entonces  en ese momento tome la decisión de irme a México, porque tenía la necesidad muy grande de saber cómo se vivía ahí, por qué mi familia vivía ahí. Es una especie de experimento,  y ahí estoy.

Jesús Sierra Crespo: ¿Qué balance haces?

Bernardo Aja: Es muy positivo, es un gran país, está en un momento ahora muy interesante, está  en un eje de efervescencia brutal y de crecimiento intelectual, es un punto de encuentro internacional de artistas,  es, la ciudad de México, es la ciudad con más museos del mundo y hay una serie de corrientes artísticas, de corrientes intelectuales y de  mezcla de gentes muy curiosa.

Jesús Sierra Crespo: ¿Estas allí como pez en el agua?

Bernardo Aja: El otro día alguien me decía que parece que México se inventó para mí.

Jesús Sierra Crespo: ¿Quién ha dado más a quien, la fotografía a Bernardo Aja o Bernardo Aja a la fotografía?

Bernardo Aja: La fotografía a Bernardo Aja, definitivamente. Ha sido un complemento para mi vida que me ha equilibrado, me ha balanceado, me ha asentado, me hace ver con claridad mi futuro, mi vida. No sabría que hacer sin la fotografía, es mi pasión, es el color para un fotógrafo que fotografía en blanco y negro.

Jesús Sierra Crespo: ¿Qué libro o película ha tenido un mayor  impacto formativo en ti, en tus años formativos de chaval? ¿Te viene alguno a la cabeza?

Bernardo Aja: Si claro, de J. Sender “La aventura equinoccial de López de Aguirre”, película de Herzog “Fitzcarraldo”, que las dos transcurren en Perú, casualmente, y yo no había ido a Perú todavía.

Jesús Sierra Crespo: ¿Por qué te impactaron tanto?

Bernardo Aja: Son aventureros, donde la aventura no llega a nada, pero si el viaje es muy importante, un poco el camino, de Omero “La Ilíada de Ulises”, el viaje es lo importante, no el destino.

Jesús Sierra Crespo: ¿Si tuvieras para ti Bernardo, la contraportada del periódico de mayor tirada del país y pudieras poner ahí lo que quisieras, qué pondrías, que no sea una foto es un mensaje , qué pondrías?

Bernardo Aja: “Bernardo Aja gana el premio nacional de fotografía”, bueno, los fotógrafos somos muy vanidosos y muy egocéntricos.

Jesús Sierra Crespo: Y tenéis todo el derecho del mundo.

Bernardo Aja: Estamos en Pettitte comité, entre amigos.

Jesús Sierra Crespo: ¿Si tuvieras que morir por una causa, cual sería?

Bernardo Aja: Ninguna, yo muero por amor. Algo que me encanta, me preguntabas por una película hace un rato “El paciente inglés” te acuerdas la II Guerra Mundial donde el protagonista vende los planos, en los cual ha trabajado durante años del desierto a los alemanes, para que le presten un avión y pueda ir a rescatar a su amada ¿A que es bonito? Es precioso.

Jesús Sierra Crespo: ¿Una razón para morir?

Bernardo Aja: Efectivamente

Jesús Sierra Crespo: Y la última pregunta Bernardo, antes hemos hablado de lo que le dirías al joven Bernardo Aja de 20 años ¿Qué crees que te diría Bernardo Aja octogenario, si pudiera tener una conversación contigo ahora?

Bernardo Aja: Que optimice, y que no me tome las cosas en serio.

Jesús Sierra Crespo: Prácticamente lo mismo que lo que le dirías tú al Bernardo de 20 años?

Bernardo Aja: Al final la vida y la historia transcurre, no en círculos, más  en espirales y ocurre lo mismo pero en diferente temporalidad y la vida  es mucho más sencilla de lo que pensamos.

Jesús Sierra Crespo: Pues con eso fotógrafo Bernardo Aja de Maruri, mil gracias por venir aquí al Paseo de Pereda, al Centro Botín a charlar un rato conmigo.

Bernardo Aja: Gracias a ti, Jesús.

Jesús Sierra Crespo: Un placer y a ver si hay una segunda parte.

Bernardo Aja: Claro que si, en Méjico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.