RETO: 21 DÍAS SIN BEBER ALCOHOL

Te reto a estar a 21 días sin beber nada de alcohol. Cero, nada, nothing de nothing. Lo más probable, si eres humano y no te has pasado la última década encerrado en casa viendo videos de youtube, es que caigas en una de estas cuatro categorías:

Categoría 1 – Bebes poco y esporádicamente: Eres de esos de una cervecita el viernes o unas copas de vino en alguna cena. Ahora que lo piensas puede que incluso ya pases periodos de tres semanas sin beber alcohol. No cantes victoria aún: si estás en este grupo, para ti el reto es de 42 días, seis semanas.

Categoría 2 – Bebes poco, pero regularmente: Yo estoy en este grupo. Bebes una o dos copas de vino, o cerveza, prácticamente todos los días, normalmente en las cenas. Puede que en vacaciones se te vaya la mano con las coronitas, pero no pasa de ahí.

Categoría 3 – Bebes bastante cada día o mucho el fin de semana: Tú piensas que estás en la categoría anterior, pero no, estás en ésta. Bebes dos o tres cervezas al día, casi siempre después del trabajo, más vino en la comida y la cena, y los fines de semana caen unas copillas, muchas o pocas, y a veces entre semana también.

Otra versión de este grupo: Eres de los que no bebe nada entre semana, vas al gym, bebes mucha agua, te crees un crack… pero el viernes y el sábado te pones ciego de martinis agitados, no revueltos, o como diablos lo diga Daniel Craig. La ingesta es parecida a de las tus compis de categoría, pero la concentras en dos días.

Categoría 4 – Tienes un problema: Tronco, deja de leer esto y busca ayuda de verdad.

Estés en el grupo que estés, pero sobre todo si estás en el tercero (insisto, aunque tú creas que estás en el segundo, sé objetivo y evalúa dónde estás realmente), además de las ventajas obvias que te explicaría tu abuela, vas a sentir dos mejoras que probablemente te interesen más, sobre todo la primera:

Un aumento sustancial del nivel natural de testosterona: Y esto, compañero, tiene entre otros efectos nada desdeñables el de aumentar el deseo y la potencia sexual. Ya sé que hay un montón de razones más para que hombres adultos sanos tengan niveles de testosterona más bajos de los normales, como el estrés, el déficit de sueño, comer demasiado pan o llevar calzoncillos tipo slip demasiado ajustados (es el precio de estar pintón en el momento adecuado…), pero reducir la ingesta de alcohol puede abrir las compuertas de la producción de testosterona. Para los que necesiten estudios que (1) sustenten semejante conclusión y (2) arrojen resultados estadísticamente significativos (you know who you are), ahí van un par de links para que no os estreséis más aún de lo que estáis y sea peor el remedio que la enfermedad: ScienceDirect y New England Journal of Medicine.

Un aumento en la productividad: De nuevo, ligada al aumento del nivel de testosterona está la mejora cognitiva. Pero, sobre todo… cuando no pierdes las mañanas del fin de semana hecho un asco metabolizando los tequilas de la noche anterior, cuando no destrozas tu ritmo de sueño con más cervezas de las que tu organismo puede asimilar…  coño, es que te da tiempo a hacer más cosas.

Como en todos estos retos de 21 días, también está la componente del prurito personal: ¡a que no hay huevos! Yo lo he hecho varias veces y no he notado gran cosa físicamente porque estoy en el grupo dos (ya, ya, ya sé que tú también estás en ese grupo), pero requiere determinación y es buen entrenamiento para otros retos de más calado.

Te retamos a no beber nada de alcohol en 21 días.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.